19 may. 2014

Sobre las críticas...


Nuestra sugerencia consiste en asumir que todas las criticas son constructivas hasta que se demuestre lo contrario. La ventaja de este enfoque es que permite sacar todo el partido de las opiniones constructivas y desarma una parte importante de las críticas destructivas. Para conseguir unos buenos resultados podemos seguir estos sencillos pasos.
1. Escucha atentamente lo que tienen que decirte, deja que el otro acabe. No te defiendas antes de confirmar que hay un ataque.
2. Muestra tu disposición a aceptar al menos una parte de la crítica. Recuerda que la otra persona tiene todo el derecho del mundo a opinar y eso es todo lo que está haciendo, decir lo que piensa. Trata de asegurarte de que lo has entendido, pide más información, aclara o trata de concretar más lo que has escuchado.
3. Pide sugerencias y déjate aconsejar, ya decidirás si lo haces o no. No olvides que la crítica, venga de quien venga, no es más que una imagen de ti mismo vista desde una perspectiva que hasta ahora no conocías. Las sugerencias que obtengas desde ese punto de vista pueden ser de gran utilidad al tomar decisiones o resolver problemas.
¡Ah! y no te olvides de dar las gracias. Al ser agradecido con tus críticos conseguirás que quienes querían hacerte daño con sus opiniones se sientan frustrados y desconcertados. Y lo que es más importante, tu agradecimiento hará que quienes querían ayudarte se sientan más motivados para volver a criticarte en el futuro, y eso es genial, ¿no?.

Texto de Daniel Peña Molino @Dpenamolino

No hay comentarios:

Publicar un comentario